¿Se les Permite a los Terapistas Divulgar a la Policía Lo Que Usted Dice?

Salt Lake City criminal lawyer

Ya sea que se trate de una sola visita o una serie de sesiones continuas, millones de Americanos verán a un psicólogo en algún punto de sus vidas. Las razones para buscar terapias son tan variadas como la población en si – pero sin importar las razones subyacentes para las sesiones, todos los proveedores de salud mental están atados a rigurosos estándares de confidencialidad bajo la Regla de Privacidad HIPAA ( El Acta de Portabilidad de Seguro Médico y Responsabilidad). Pero, ¿qué tan lejos llega esa confidencialidad? Si un paciente le dice a su terapista información acerca de actividades criminales, tiene el terapista la obligación legal de informarle a la policía? El abogado de defensa criminal de Salt Lake City Darwin Overson explora los límites del privilegio terapista-paciente.

¿Se le Permite a los Terapistas Divulgar Información del Paciente?

Los Sopranos, una serie de televisión muy popular al momento de su transmisión, con frecuencia presentaba las sesiones de terapia entre un miembro de la mafia y su psicólogo. Pero ¿qué tal si Los Sopranos estuviera basada en la vida real en lugar de un universo ficticio, y las leyes tomaran precedencia sobre licencias creativas? ¿Sería el contenido de esas sesiones divulgadas a investigadores criminales?

Este es un fascinante tópico que toca la intersección entre los acusados, abogados, proveedores de cuidado de salud, y las fuerzas de la ley y el orden. Tiene también implicaciones legales significativas para miembros residentes de Utah que no conocen.

La Asociación Americana de Psicología (APA) establece lo siguiente en su página web”

La confidencialidad es una parte respetada del código de ética de la psicología…Las leyes están en vigor para proteger su privacidad…La Regla de Privacidad de HIPAA está diseñada como un nivel mínimo de protección. Algunos estados tienen leyes más estrictas en vigor para proteger su información de salud personal.

Las leyes de confidencialidad terapista-paciente de Utah están parcialmente localizadas en el Código de Utah § 58-61-602 (Ocupaciones y Profesiones, Acta de Licenciamiento de Psicólogos). Esta porción del código establece lo siguiente:

Un Psicólogo bajo este capítulo no puede divulgar cualquier comunicación confidencial con un cliente o paciente sin el consentimiento expreso de: (a) el cliente o paciente; (b) el padre o guardián legal de un cliente menor o paciente; o (c) el agente autorizado de un cliente o paciente.

Si leyó hasta este punto, sonaría como si las leyes de confidencialidad de Utah tuvieran herméticamente cerradas al vacío. Sin embargo, sin continúa leyendo a través de la misma sección en el Código de Utah, verá que existen algunas excepciones en donde las leyes normales de confidencialidad no aplican.

¿Cuándo se les Requiere a los Terapistas Romper la Confidencialidad?

En Utah, los Psicólogos no están atados por las leyes de confidencialidad en casos en donde “la divulgación es parte de un procedimiento administrativo, civil, o criminal y es hecho bajo una excepción de los privilegios de evidencia bajo la Regla 506, Reglas de Evidencia de Utah.” En otras palabras, el terapista puede ir hacia las fuerzas de la ley y el orden si el paciente dice algo que (1) involucra un caso criminal, y (2) está exento de las provisiones de la Regla 506, que trata el privilegio de la relación terapista-paciente.

Bajo la Regla 506 (Terapista-Paciente, Médico y Salud Mental), los paciente normalmente tienen el derecho de rehusarse a compartir información que le dicen a su terapista. También tienen el derecho a detener que otras personas compartan dicha información.

Sin embargo, estos derechos dejan de aplicar “en cualquier procedimiento en el cual esa condición es un elemento de cualquier reclamación o defensa” – específicamente, en cualquier procedimiento criminal en donde la información es relevante a los cargos, o la estrategia de defensa siendo utilizada. No importa si el procedimiento concierne a ofensas sexuales, crímenes de droga, crímenes de cuello blanco, o cualquier otro tipo de ofensa – el terapista está uniformemente atado a realizar la divulgación requerida a las autoridades.

Este concepto es muy similar al privilegio esposo-esposa. Típicamente hablando, este privilegio significa que los cónyuges no pueden ser compelidos a testificar uno en contra del otro. Sin embargo, este privilegio se disipa en el momento que es abusado para esconder o asistir en la comisión de un delito.

Volviendo a APA, existen además algunos escenarios adicionales en donde a los Psicólogos se les requiere divulgar información del paciente. Por ejemplo, APA establece que los terapistas tienen que hacer divulgaciones si el paciente discute:

Abuso o abandono de menores.

El abuso o abandono de un(a) anciano(a) o adulto con incapacidad mental.

Pero esas no son solo reglas de APA: son también un espejo de las leyes de Utah. El Código de Utah §58-61-602(2)(a) establece que los Psicólogos  tienen que reportar información acerca de esos mismos asuntos.

De hecho, la legislación de Utah llevan el reporte de abuso de menores un poco más allá: La § 62A-4a-411 hace un crimen el que un terapista y otros profesionales fallen en reportar deliberadamente “sospechas de abuso, abandono, síndrome de alcohol fetal, o feto drogo dependiente.” Esto es considerado un delito menos grave Clase B, el cual es castigable por $1,000 y hasta seis meses de cárcel.

Finalmente, las leyes de Utah requieren que los Psicólogos reporten casos en donde el paciente tiene una enfermedad comunicable que podría esparcirse y dañar al público general, un asunto que no está atendido por APA.

Si ha sido acusado de un delito menor o delito grave en Utah, o si está preocupado(a) de que sus derechos legales fueron violentados por la policía durante los procedimientos criminales, usted necesita un experimentado abogado de defensa criminal de su lado. Para programar una consulta legal gratuita y confidencial, llame al abogado Darwin Overson de inmediato al (801) 895-3143.